China se coloca a la cabeza en investigación médica y robótica

0
2

Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), China se convertirá en el segundo mayor solicitante de patentes a nivel internacional en un plazo inferior a dos años. De hecho, actualmente China registra el 14 % de las solicitudes de patentes internacionales, con una previsión de crecimiento de más de 4 puntos sólo en 2016 hasta el 18%.

Esta aceleración en investigación médica, robótica e industrial ha hecho que el tejido productivo esté cambiando a un ritmo acelerado del que no tenemos precedente en la historia del hombre. Sólo un gobierno con un control férreo sobre su población, la actitud de superación de la sociedad China y el recuerdo reciente de lo que es “pasar hambre”, podría conseguir que una nación de más de 1.300 millones de habitantes reme a la par.

A día de hoy, China ocupa el tercer lugar en términos del número de solicitudes de patentes internacionales. Si sumamos las patentes de China, Corea del Sur y Japón vemos que más del 55% de las patentes internacionales registradas se han hecho por alguno de estos tres países asiáticos.

Para hacernos una idea más clara, os vamos a mostrar a continuación dos fotografías de una de las ciudades más importantes de China. Se trata de Shanghai, y entre cada diapositiva han pasado exactamente 30 años.

Shanghai en 1986
shangaiu-crecimiento-china-patentes-medicas-roboticas

Shanghai en 2016
shanghai-crecimiento-economico-cientifico-robotico

Como se puede apreciar en las fotos, la transformación demográfica china no tiene comparación. Es un país que ha saltado de récord en récord a máxima velocidad, sin tiempo para meditar y, por desgracia, con una actitud poco abierta a solucionar errores; su política es la de empujar hacia delante, sin importar a quien se lleven por medio.

Tal vez, el mayor error de la sociedad china es que tienen un pensamiento a corto plazo y esconden la cabeza frente a los problemas ambientales, la contaminación y la presión sin control que sufren sus ciudadanos.

Y es que, al final del día, los avances sociales son lo que determina la calidad de vida de un país, y no sólo los ingresos económicos brutos por habitante.

DEJA UNA RESPUESTA