¿Deberes en vacaciones? El gran dilema de los padres

0
2
Hacer deberes en verano

Deberes en vacaciones, ¿sí o mejor no? Esa es el interrogante que muchos progenitores nos proponemos cuando llega el periodo estival. ¿Verdaderamente deben hacer sus labores en verano?

El término que tenemos de estos menesteres, o bien teníamos, es que eran un repaso de lo que se daba o bien se había dado en clase, un procedimiento a fin de que los pequeños retengan la información de forma más eficiente. Sin embargo, ¿son tan precisas? Es más, ¿es útil enviar a los pequeños tantos deberes?

Estudiar en verano

¿Nuestros hijos deben hacer sus deberes en vacaciones?

Distintos estudiosos han analizado la utilidad de las labores escolares y, aunque no hay un acuerdo claro sobre los deberes en vacaciones, sí que semejan coincidir en un punto: No deben quitar o acaparar un tiempo excesivo al pequeño.

Los conocidos cuadernillos de vacaciones han subsistido durante los años, en especial por el hecho de que son prácticos y ligeros y no implican un agobio en los pequeños. ¿Tienen eficiencia real? De nuevo nos hallamos con estudiosos que mantienen, por una parte, que las vacaciones son a fin de que los pequeños desconecten, que prácticamente jamás se acaban los cuadernos de verano y que no sirven verdaderamente a fin de que el pequeño sostenga la información recibida a lo largo del curso.

Por otra parte, nos hallamos a quienes defienden que los pequeños deben trabajar un tanto a lo largo del verano para revisar lo que han ido aprendiendo en clase a fin de que no pierda una parte de esos conocimientos. Si bien, eso sí, aseveran que ha de ser siempre y en todo momento de una forma más lúdica a fin de que se perciba como algo entretenido.

¿Nuestros hijos deben hacer sus deberes en vacaciones?

Hay profesores y también estudiosos que piensan que los pequeños no deben aprender con cuadernos o bien deberes a lo largo del verano. Que deben dedicarse a hacerlo descubriendo el planeta que les circunda y haciéndoles participantes de manera directa de la organización de la vida en familia. Leer cuentos, hacer manualidades, cocinar, promover su inventiva, jugar en la calle… 

¿Y cuál es la opción adecuada? ¡Ah, buena pregunta! Esto va a quedar a resolución de los progenitores, quienes van a decidir qué es lo que mejor y ayuda más a sus hijos.

DEJA UNA RESPUESTA