Ejercicios para el dolor de rodilla

0
3

Los inconvenientes de rodilla ocupan un sitio esencial de la lista en lo que a lesiones físicas se refieren, mas no es preciso que seas un atleta para efectuar ejercicios de fortalecimiento, en tanto que son simples de efectuar y te asisten a recobrarte del dolor de rodilla. Los ejercicios de fortalecimiento son de las mejores formas de eludir lesiones y tratar esta enfermedad.

El mejor paso que puedes efectuar para hacer frente al dolor en la rodilla y prevenir mayores daños, es hacer ejercicio. Con la construcción de músculos fuertes, puedes reducir el dolor de rodilla y el agobio y asistir a prosperar las articulaciones de la rodilla. Los ejercicios de fortalecimiento implican el desarrollo de músculos más fuertes en los cuádriceps.

Los próximos ejercicios se pueden hacer en casa o bien en el gimnasio para reducir el dolor en la rodilla, con una rutina de 3 series de diez reiteraciones cada una, los que puedes acrecentar solo una vez que puedas efectuarlos de forma fácil, sin dolor ni complejidad.

Apoyado en la parte posterior de una silla, levanta tu pie derecho y muévelo cara atrás, sin exceder un ángulo de 90º. Mantén esta situación a lo largo de 3 a 5 segundos, baja la pierna, repite y cambia de lado. Asegúrate de sostener las rodillas juntas.

Mientras que estás recostado sobre tu espalda, mantén una pierna doblada y la otra recta. Levanta la pierna derecha unos centímetros del suelo mientras que se aprietan los músculos del muslo. Mantén unos 5 segundos en el aire, baja de manera lenta y después repite en el otro lado, evita los movimientos bruscos y no arquees la espalda.

Colócate de pie con la espalda contra una pared y los pies paralelos, a una distancia de unos treinta-cuarenta cm de la pared. Deslízate cara abajo de la pared poquito a poco, hasta el momento en que esté prácticamente en una situación sentada. Mantén esa situación a lo largo de diez segundos y vuelve cara arriba. No dejes que tus rodillas sobrepasen de los dedos de los pies.

Colócate entre los respaldos de 2 sillas y echa una de las piernas cara delante y flexiona la rodilla, haciendo que bajes varios centímetros. Asegúrate de volcar el peso sobre el talón de la pierna de apoyo y sostén el movimiento a lo largo de unos 5 segundos, endereza y cambia de lado.

Emplea para este ejercicio una plataforma robusta de unos 6 centímetros del suelo. Pon un pie en la plataforma y dejar que el otro pie cuelgue de forma libre y mantén el movimiento a lo largo de unos 5 segundos. Baja poquito a poco el pie hasta el suelo, repite y después cambia de lado.

DEJA UNA RESPUESTA