Pedro Sánchez sigue manteniendo la intención y las ganas de pactar con Pablo Iglesias, pero no se rebaja a compartir Gobierno. Podemos mantiene que no exigirá demasiado a la fuerza política más votada, y que no exigirá Ministerios de Estado pero que quiere llevar a cabo las acciones que tengan que ver con los derechos sociales. La intención del PSOE de formar un gobierno en solitario es absoluta.

La posibilidad de un bloque que nos lleve a nuevas elecciones está sobre la mesa, por lo que el PSOE no tiene miedo a una repetición de las elecciones ya que como comenta el número tres del partido: «Las urnas también tienen memoria. Los españoles no perdonarán».

Los socialistas siguen aumentando la presión sobre Ciudadanos y PP para que faciliten la investidura con su abstención.