Sin un gran partido aunque merecedoras de la victoria, el equipo español logró un empate ante China que le permite disputar los octavos de final de un mundial de fútbol femenino por primera vez en nuestra historia.

El conjunto nacional ha terminado segunda de grupo, solo por detrás de Alemania, uno de los equipos más en forma del mundial solo detrás de Estados Unidos. La selección americana, la mas temida de todas, será el rival de España en los octavos de final.

No será un rival fácil y posiblemente ha sido el peor rival y equipo a batir por el resto de las selecciones. No obstante en lo que llevamos de competición no se ha visto un gran juego por parte de las americanas y todo podría pasar. El equipo nacional está confiado y, por lo menos, dará la talla.