Estrés térmico en el ámbito laboral

0
1
Estrés térmico laboral

Con la llegada del calor comenzamos a contar los días que faltan restantes para nuestras vacaciones. El mar y la playa, o quizá, mejor, la montaña, el SOL… ese astro que mientras que trabajamos nos semeja inaguantable y nos agota, lo vemos de forma diferente en el momento en que nos vamos de vacaciones y aguardamos que luzca todos y cada uno de los días para poder efectuar aquello que habíamos previsto; aun el no hacer nada y estar tumbado expuestos a sus rayos sin nada más que broncearnos.

Mas asimismo con la llegada del verano aparecen peligros y no solo laborales, en tanto que en nuestra vida personal y aprovechando las horas de luz, efectuamos considerablemente más actividades que en invierno. Muchas de ellas llevan tácito muchas veces un esmero, un consumo metabólico esencial, unido a variables  y combinaciones letales como la temperatura o si estamos cerca de la costa, la humedad, que puede causarnos problemas médicos, mareos, lipotimias aun llegar a generar la muerte por un golpe de calor.

Problemas térmicos en el ámbito laboral.

En el ámbito laboral, este peligro se estudia en la Higiene Industrial y lo llamamos Agobio Térmico. Cuando a nivel laboral estudiamos este inconveniente, de entrada hay que tener un conocimiento extenso de la actividad a valorar: la compañía, el ambiente de trabajo, equipos, instalaciones, si los trabajadores están adaptados, si tienen una vigilancia de la salud conveniente, qué género de indumentaria usan, variables físicas como la velocidad del viento, humedad y temperatura en su puesto y, sobre todo, qué actividad física efectúan. ¡Caramba!, demasiadas cosas a tener en consideración. Por eso este género de estudios sean complejos, puesto que intervienen muchas variables que casi todas suman acrecentando el peligro y por lo tanto quitan, quitan salud al trabajador.

Como vemos, existe ese peligro que no se ve ni se siente en el instante que nos incide, se perciben sensaciones de malestar, molestias, etcétera a las pocas horas. Aun los que hacemos este género de estudios asimismo lo padecemos, de manera especial por nuestra falta de aclimatación.

No obstante, cuando llega este tiempo no es nada extraño ver en las noticias, en general de prensa escrita y en pequeñas recensiones, alguna persona que ha sufrido un golpe de calor y ha fallecido. Al leer con detalle esta noticia en Lasart, es usual que relate que se trataba de alguna persona inquieta, que decidió salir a hacer ejercicio en las horas más peligrosas del día, generalmente cerca de las cuatro de la tarde.

De vez en cuando somos capaces de atisbar velozmente el peligro desde cierto punto de vista laboral, mas nos cuesta verlo cuando no trabajamos. Muchas veces pensamos que jamás ocurrirá nada, nos afirmamos en muchas ocasiones como deseando justificar que fuera del trabajo esto no puede suceder, mas desgraciadamente ocurre.

Cuesta poquísimo organizarnos y mucho menos en nuestro tiempo libre. Si queremos efectuar ciertas actividades, es preferible hacerlas en situaciones que menor peligro nos suponga; para esto disponemos de muchos sitios donde conseguir información para poder prevenir estas situaciones de peligro.

Gocemos del verano y tengamos cuidado con el sol y con las elevadas temperaturas para eludir que las actividades que efectuamos, no sean un motivo de salir en las noticias.

¡Feliz verano!

DEJA UNA RESPUESTA