¿Qué hacer frente a un corte de digestión?

0
21

Esa es el interrogante que muchos de nosotros siempre nos hemos preguntando, en esos momentos en los que los retortijones y el dolor estomacal, nos conminan tras darnos el chapuzón. En Lasart, os explicamos las posibles soluciones que tenéis a vuestro alcance.

¿Qué hacer frente a un corte de digestión? ¿Qué es un corte de digestión?

Lo que comprendemos como corte de digestión, es la detención de forma repentina de la digestión. Esta parada puede generarse por distintas causas, aunque casi siempre, lo asociamos al hecho de meterse en el agua inmediatamente justo después de comer. Existen otros escenarios que nos pueden llevar al corte de digestión, como son practicar deporte intenso al haber terminado de comer, sudar en demasía o bien tomar el sol con elevadas temperaturas.

Síntomas del corte de digestión

Aquellas personas que han sufrido de este inconveniente se han enfrentado a escalofríos, dolor estomacal, retortijones, pulso enclenque, palidez, descenso de la tensión, mareos, náuseas y en ciertos casos hasta pérdida de consciencia.

Por otra parte, en las situaciones más extremas de un corte de digestión, se han llegado a producir paradas cardiorrespiratorias. No es común este género de sintomatología. Si estos síntomas del corte de digestión se generan en nuestro organismo, lo más conveniente es salir del agua o bien cesar en el desarrollo de tu ejercicio si fuera el caso y pedir ayuda.

¿Qué hacer ante un corte de digestión?

En el caso de que la persona se encuentre húmeda o con ropas mojadas, se le seca y se le tumba con las piernas un tanto elevadas. Hay que prestar atención a que la persona sostenga su calor anatómico con lo que sería recomendable taparle con abrigos, toallas o bien cualquier prenda que esté a mano.

Si comenzase a devolver y/o a padecer diarreas deberá rehidratarse con agua y, en dependencia de la gravedad, continuar una dieta líquida a lo largo de unos días. Lo esencial de todo este proceso es que recupere la tensión.

Las claves para eludir este mal son: no entrar en el agua de forma brusca tras comer, menos todavía si ha sido una comida copiosa; y no ejercitarse tras ingerir alimentos. Sencillamente, hay que respetar el proceso de digestión que el cuerpo humano precisa.

Una vez bien sabes qué hacer frente a un corte de digestión, vas a contar con las armas precisas para actuar con acierto en frente de este género de situaciones. ¿Vosotros habéis tenido una experiencia afín en algún instante?, ¿de qué manera habéis actuado a este respecto?

DEJA UNA RESPUESTA