El Gobierno de Reino Unido no se aclara tras el Brexit

0
3

Que Europa estaba dolida por la decisión de Inglaterra de abandonar la Comunidad Europea lo sabemos todos, lo que nadie se esperaba es que empezasen a tomar medidas económicas tan pronto. Esta mañana, la ministra del Interior Británica, Ambar Rudd, ha anunciado que los ciudadanos ingleses tendrán que pagar una visa de 50 libras para poder viajar al resto de países de Europa.

La aplicación de esta medida está todavía por confirmar, pero ha dejado claro que el Gobierno británico está negociando para conseguir un precio asequible.

Y las sanciones no quedarán ahí, sólo en el ámbito de los viajes intercomunitarios también se les prohibirá a los ingleses el uso del pasillo rápido de los aeropuertos; un pasillo para miembros de la Unión Europea donde el trámite de validar el pasaporte te ahorraba interminables colas. Además, Francia, Alemania y otros países de la Unión Europea están estudiando diversas sanciones para los negocios británicos asentados en sus ciudades.

¿Eran conscientes los británicos cuando votaron Sí al Brexit del impacto en la economía? Según los datos posteriores al resultado de la votación, no. Una amplia mayoría votó a favor del Brexit para reducir el número de inmigrantes en el país y sin contemplar el efecto en las finanzas del erario público. Para colmo, el Gobierno se ha apresurado a asegurar de que no deportará del país a ningún ciudadano Europeo que viva en Inglaterra, por lo que la principal premisa del equipo que apoyaba el Brexit ha quedado en saco roto.

Organismos públicos como el NHS (National Health Service), la Seguridad Social/Sanidad inglesa, han emitido un comunicado prometiendo que respetarán los contratos de todos sus trabajadores extranjeros, y que lucharán por conseguirles la ciudadanía inglesa.

No deja de ser irónico que se engañase a los Británicos con una supuesta aportación de 400 millones de libras semanales al NHS si ganaba el Brexit y echaban a todos los inmigrantes, cuando el NHS tiene más de 55.000 trabajadores extranjeros en sus filas. Hay casos como el del principal hospital de Cambridge donde la plantilla extranjera supera el 30-40% de sus trabajadores, y que sin las enfermeras españolas, italianas, etc, se colapsaría.

¿Qué ocurrirá? Lo único que está claro es que los próximos dos años serán cruciales para el futuro de Reino Unido y el proyecto de la Unión Europea.

DEJA UNA RESPUESTA