Ante un clima similar al vivido en las pasadas elecciones donde se desconoce el resultado de la investidura, Sánchez ha confirmado que en julio asistirá a la elección aunque no cuente con los apoyos necesarios.

El desenlace, todavía desconocido, incluso nos podría llevar a unas nuevas elecciones. Algo que a nivel económico y empresarial supondría un gran impacto. Pero no será fácil evitar las elecciones ya que tras los últimos pactos de Ciudadanos con VOX para salvar su representación en algunos ayuntamientos, al PSOE solo le queda la opción de pactar con Podemos si quieres gobernar.