La industria no se rinde ante la eyaculación precoz

0
1

Mientras que problemas como la disfunción eréctil están a la orden del día y se comentan sin tapujos de forma abierta. Cuando se trata de la eyaculación precoz todavía existe un estigma en la sociedad que impide a muchos hombres comunicarse de forma abierta sobre éste.

La eyaculación precoz provoca que los hombres se sobre exciten sin control y eyaculen con muy poca estimulación. Este problema se traduce en complejos, problemas de pareja y la imposibilidad de mantener relaciones sexuales continuadas en el tiempo. Es por ello que fabricantes como Durex no dejan de sacar productos como preservativos o geles lubricantes que tienen principios activos que retardan la eyaculación. Durex sabe que la demanda de retardantes eyaculatorios existe ya que, aunque no se comente de forma pública, las ventas de estos productos no dejan de crecer.

¿Qué podemos deducir de todo esto? ¿Tenemos problemas de educación sexual? Muchas de las personas que tienen problemas para mantener relaciones sexuales con normalidad arrastran carencias en educación sexual y estimulativa.

Si bien es cierto que la industria farmacéutica no cesa en su empeño de ofrecer al público nuevos productos que retarden la eyaculación, está demostrado que este tipo de problemas tiene un alto componente psicológico que se puede remediar con el entrenamiento y la práctica. Hablar con nuestra pareja de este problema y empezar a practicar sexo poco a poco, con el objetivo de conocer como responde nuestro cuerpo a la estimulación, es una clave fundamental para conseguir superar esta “incomodidad”. La complicidad de tu pareja, la paciencia y el saber relajar la mente para no centrarse de forma exclusiva en el tema de la eyaculación, conseguirá mejores resultados que un preservativo con un líquido de dudoso resultado.

Los médicos insisten en que debemos preparar a los niños desde pequeños suministrándoles información sobre la sexualidad de forma regular. No se trata de acelerar el proceso, sino de que estén preparados para un mundo en el que, si no tienen la información necesaria, pueden sufrir todo tipo de consecuencias no deseadas, ya sean embarazos, enfermedades de transmisión sexual, o problemas como la eyaculación precoz o la ansiedad.

DEJA UNA RESPUESTA