¿Son los jóvenes de hoy alérgicos al compromiso?

0
5

Hoy en día estamos cansados de escuchar que las personas jóvenes no saben comprometerse, que vivimos en una sociedad que lo quiere todo sin esfuerzo, o que antiguamente las parejas duraban más. ¿Hasta qué punto es esto cierto? ¿De verdad que en 2016 la situación sentimental de la población joven pinta tan mal?

Para ser justos, la mayoría de estas afirmaciones hay que cogerlas con pinzas. Y es que, la sociedad en general está cambiando a un ritmo tan rápido, que emocionalmente no somos capaces de seguir el paso. Vivimos en un estado de estrés permanente y entre presiones que nos vienen desde todas las áreas de nuestra vida.

Mientras que nuestros padres lo tuvieron relativamente fácil para encontrar un trabajo (la mayoría de ellos sin cualificación), comprar una casa y mantener una estabilidad. Actualmente, una persona joven tiene que invertir casi 3 décadas en terminar su formación, y no llega a ser hasta los 25-30 años cuando terminamos de formarnos. A esa edad nuestros padres estaban casados, con 2 hijos y trabajando desde hace varios años.

¿Somos ahora menos románticos que antes? Personalmente creo que los seres humanos no hemos cambiado tan rápido, sino que la diferencia radica en que con el aumento de la preparación, y una mayor independencia tanto económica como psicológica, las personas no tienen la necesidad de soportar una relación donde no están a gusto.

Todos tenemos en la cabeza imágenes bellas de como debería ser una relación. Pero de la película de Disney a la realidad hay un trecho.

¿Por qué debemos conformarnos con menos? ¿Debe ser el miedo a la soledad excusa suficiente como para compartir nuestra vida con alguien a quien no queremos?

Lo cierto es que la generación que ahora tiene 40-50 años está mucho más “revolucionada” que los jóvenes. Mientras que nosotros luchamos por un empleo precario, no podemos tener hijos o sólo podemos soñar con un alquiler compartido, nuestros padres se divorcian y encuentran pareja cual quinceañeros, salen más de fiesta que nosotros, y disfrutan la vida que sólo pueden tener los que han nacido en una período de transición política y de bonanza económica.

La sociedad actual debería fijarse en que ahora mismo la generación joven es la mejor preparada de la historia y la que menos oportunidades tiene. No somos nosotros los que hemos creado la crisis financiera ni los que arponeamos la hucha de las pensiones.

¿Cómo vamos a luchar por una relación estable cuando casi nadie sabe lo que es un contrato de trabajo fijo? Sin ingresos nadie puede formar una familia.

DEJA UNA RESPUESTA