¿Es Netflix una amenaza para el cine?

0
4

Mientras que el grueso de la sociedad está aceptando a Netflix como motor de la industria cinematográfica, el hecho de que ellos mismos se estén convirtiendo en productores está haciendo que las grandes compañías de Hollywood empiecen a asustarse.

Todo comenzó hace 4 años con el estreno de House of Cards, una producción propia de Netflix que nadie esperaba que tuviese tanto éxito a nivel de audiencia y de crítica. House of Cards lleva años arrasando en cada entrega de premios y está considerada una de las mejores series de los últimos años. Tras ver este filón Netflix ha empezado a invertir dinero y ahora mismo todas las series que se estrenan y tienen mejor crítica suelen ser suyas.

Con esta estrategia, Netflix se ahorra no sólo el pago de royalties a otras compañías, sino que, como factor clave, se asegura un catálogo atractivo de series y películas online que ninguna otra plataforma de streaming conseguirá jamás.

Año tras año Netflix ha ido dando el bombazo en el sector de ocio y marcando un ritmo muy difícil de seguir para la industria. Y es que Netflix, a diferencia de las cadenas te televisión tradicional, suelen encargar varias temporadas de golpe (en vez de episodios piloto) y además, ahorran la burocracia de la venta de derechos de emisión a cada país puesto que hacen lanzamientos mundiales.

House of Cards, Orange Is The New Black, Narcos, Sense8, Stranger Things… El público está asociando el nombre de Netflix con los estrenos más importantes del año.

Sólo durante 2016 está previsto que Netflix estrene más de 126 series y películas de contenido propio. Lo que sumado a sus más de 85 millones de clientes y presencia mundial, hace que ningún estudio pueda competir con ellos.

Netflix significa dinero rápido, mientras que un estudio tiene que negociar país por país, Netflix garantiza varias temporadas y royalties a nivel mundial. ¿Quién puede competir con esto? De aquí a 5 años veremos si Amazon Prime, HBO o el resto de canales tradicionales han aprendido la lección o siguen a la cola en la guerra del streaming.

DEJA UNA RESPUESTA