La psicología analítica y el tarot

0
1

Esta mañana, mientras leía un artículo sobre la psicología analítica y los diversos motivos que llevaron al médico suizo Gustav Jung a romper con las teorías del también analista Sigmund Freud, me ha sorprendido ver que las similitudes teóricas de esta corriente intelectual ya se aplicaban en algunas pseudociencias como la cartomancia.

Partimos de la base de que el tarot y la adivinación del futuro mediante las cartas existen desde varios siglos antes que Carl Gustav Jung, no deja de sorprender como sus estudios sobre la revisión de la conflictiva edípica, las potencialidades del hombre o la energía psíquica parecen una interpretación calcada del trabajo de las personas que utilizaban el tarot como profesión.

Cuando comenzamos a buscar similitudes en el modus operandi vemos como los “adivinos” del tarot eran en realidad personas con una empatía por encima de la media, con la capacidad de asociar diferentes símbolos y arquetipos a tipos de personas y a situaciones del inconsciente colectivo.

Hablamos de pensamientos, sentimientos, sensaciones y de intuición. Cuando alguien es capaz de identificar estas formas de reacción de la conciencia, pasa a ser la persona dominante.

No importa si hablamos sobre el tarot de los gitanos o cualquier otro tipo de baraja, la dificultad para afrontar todo tipo de cuestiones trascendentales o simples dudas en el amor, eran una respuesta aplicada generada con la ayuda de la psicología analítica.

El funcionamiento del tarot es sencillo, una vez que hemos clasificado a las personas y los distintos problemas que suelen tener, sólo es una cuestión de habilidad poder despejar la X de la ecuación.

La cuestión real no es si las cartas del tarot funcionan o no, sino que la sociedad actual vive en una realidad creada a medida y que no representa una verdad absoluta. Tenemos identificados el “yo”, el inconsciente personal y el inconsciente colectivo, pero no somos capaces de ver más allá sin ayuda de la filosofía o las distintas pseudociencias que existen.

¿Qué opinas del tarot y de la adivinación? ¿Alguna vez te han echado las cartas?

DEJA UNA RESPUESTA