Varios alumnos de Cataluña se han visto sorprendidos al ver como solicitar un examen en castellano para la selectividad se ha convertido en algo más que un mérito cambio de papel. Para los responsables en materia de educación catalana, esta solicitud de examen en castellano es algo mucho más complejo y cada vez que uno de los alumnos solicitaba un examen en castellano se habría una incidencia, con la pérdida de tiempo, documentación y paciencia conllevaba para los alumnos que se presentaban a este importante examen.

Cabe recordar que más del 40% de los catalanes se confiesan no catalanoparlantes, bien porque son recién llegados o porque directamente no se han interesado en el aprendizaje de esta lengua.

La AEB, quien ha hecho saltar las alarmas sobre este complicado trámite. Ha solicitado que se normalice la situación y que se facilite un mayor número de exámenes en castellano para evitar todos estos problemas a los estudiantes, los cuales deberían estar centrados única y exclusivamente en esta importante cita que puede marcar su futuro.