Como reducir el dolor producido por la escoliosis

0
2

Uno de los grandes males del siglo XXI es el dolor de espalda. Se produce como consecuencia a una mala educación postural, en la que no protegemos la espalda y sobrecargamos ciertos músculos. Además, la tendencia social a desarrollar nuestra actividad de forma sedentaria multiplica de forma significativa los problemas de personas con escoliosis.

La escoliosis se identifica fácilmente al ver como la columna vertebral se desvía y forma una característica forma de “s”. Esto se deriva en un dolor creciente en toda la zona de la cadera, espalda e incluso el cuello. Y, si no se trata a tiempo, puede llevarnos a sufrir una desviación de cadera, presión en la caja torácica o dolor crónico en la zona.

¿Qué podemos hacer para reducir el dolor producido por la escoliosis? Una de las principales claves es la educación postural. Aprender cómo debemos sentarnos y cómo tenemos que coger peso es un paso esencial antes de comenzar con la terapia física. Después de introducir pequeños cambios de postura, que nos ayudarán a relajar la presión en la zona, la rehabilitación suele ser el siguiente paso lógico.

Acudir a un centro donde nos enseñen a realizar ejercicios para fortalecer la musculatura de la espalda (nunca un gimnasio), es una de las mejores formas de reducir el dolor. Los fisioterapeutas enseñan a sus pacientes a controlar la respiración, relajar la musculatura y, a través de ejercicios específicos, consiguen que el paciente aumente la flexibilidad, así como una mejor forma física que permita que los músculos soporten el peso de los huesos sin desviarse.

No podemos olvidarnos de acudir a una ortopedia, ya que ellos son los únicos profesionales que están capacitados para ayudarnos con nuestros problemas más allá de los médicos. Una ortopedia no es sólo un lugar al que acudir para comprar accesorios protésicos, sino que también suelen tener un servicio complementario que asesora a todas las personas con problemas en los huesos.

En conclusión, acudir a un especialista, hacer terapia física donde corrijan nuestra postura y nos enseñen ejercicios para fortalecer la zona, o acudir a una ortopedia son el mejor remedio para la escoliosis. Y nunca realizar ejercicio por nuestra cuenta sin consultar con un profesional.

DEJA UNA RESPUESTA