El turismo gastronómico crece durante 2016

0
3

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el turismo gastronómico sube posiciones hasta colocarse en el Top 3 de los principales atractivos de un país a la hora de atraer turistas. Y es que, además de los paisajes, arquitectura, el arte o el ocio, cada vez más restaurantes y bares son conscientes del atractivo que tiene para los turistas la cocina nacional, lo que supone un flujo de clientes enorme con una inversión prácticamente nula.

México es uno de los países favoritos cuando hablamos de gastronomía. No sólo sus platos son conocidos internacionalmente, sino que la apertura de bares y restaurantes mexicanos en otros países se ha convertido en un negocio redondo. Muchas familias de emigrantes ven en la cocina una inversión segura para sus activos económicos y, sobre todo, una forma excelente de seguir conectados a su cultura a través de los platos y recetas gastronómicas familiares. Recetas que, en muchos casos, se transmiten de generación en generación y son secretas.

Aplicaciones móviles como Tripadvisor confirman que una de las primeras búsquedas que realiza un turista cuando aterriza en México es: Los mejores bares y restaurantes de México. Una guía informativa que les ayude a elegir los mejores sitios que hay alrededor suya, con fotos de los platos, información sobre el precio y la localización, y prestando especial importancia a las críticas de otros usuarios.

El turismo gastronómico está cambiando la percepción de una sociedad gobernada por las franquicias y las grandes cadenas de alimentación. Los turistas están empezando a exigir productos de calidad en masa, huyendo de los sitios “muy turísticos” y recomendando con mucho éxito a los pequeños restaurantes familiares donde se respetan las costumbres antiguas de la cocina. Pequeños restaurantes y bares donde la tradición es lo más importante, manteniendo el proceso de preparación de los platos a lo largo del tiempo y con un aforo de comensales limitado.

Parte del éxito de estos restaurantes está en la ausencia de estrés; al contrario que en una franquicia donde en el momento en que te sientas se te sirve rápido para que pagues, abandones el local y otro cliente ocupe tu mesa, en los restaurantes familiares lo que prima es la experiencia. Comer despacio y disfrutar de la comida se ha convertido en un lujo que el turista persigue cada vez más.

DEJA UNA RESPUESTA