El valor de la información

0
1

Después de que las compañías tecnológicas consiguen datos suficientes, sus sistemas de procesado permiten entrar en lo que llamamos una nueva fase conocida como “entendimiento de datos”, “adquisición del conocimiento” y “extracción del valor”. Es decir, que tras acceder a los datos, deberían ser capaces de interpretarlos y dar una resolución inteligente similar a la del cerebro humano. El problema es que cuando hablamos de una cantidad importante de datos (gigabytes o petabytes), los humanos no somos capaz de procesar la misma cantidad de información de una máquina.

Cuando se nos presentan problemas así, donde debemos procesar una cantidad muy elevada de datos, precisamos de la utilización de máquinas que sean capaces, no sólo de entenderlos, sino de sacar conclusiones de forma inteligente. Es decir, precisamos de sistemas cognitivos artificiales, como si se tratasen de cerebros hechos de hardware y software en vez de materia orgánica. Y estos “cerebros” tienen que ser capaces de realizar millones de operaciones diferentes que antes podían hacer los humanos.

Actualmente, muchísimos servicios dependen de que las máquinas sean capaces de realizar actividades como leer páginas con una amplia comprensión lectora, esto permite que realicen labores de forma automática como estrategias de marketing, redes sociales, imágenes publicadas en redes sociales, entender la emoción contenida en el tono de una charla telefónica, responder a las preguntas de un cliente del servicio en un chat, comprender la activa y los motivos de los movimientos geográficos de las personas, pronosticar el gasto energético de una factoría, señalar qué películas o canciones atraerán más a cada individuo, e incluso aconsejar la dieta y el ejercicio más saludable para cada persona en función de su estado actual de salud, posibles enfermedades y su genotipo.

Todas estas características tienen cosas en común. Y es que necesitan recibir datos sobre lo que ocurre a su alrededor y, además, requieren efectuar un procesamiento de la información para interpretar la realidad y extraer el significado, para que después puedan razonar sobre el significado de esto y tomar soluciones que se adapten a las necesidades futuras de los usuarios.

El objetivo principal de esta tecnología es poder gestionar y procesar cantidades gigantescas de datos. En esta Era moderna de la información, conocemos a esto como “Big Data“, y los gobiernos de todo el mundo están creando equipos que son capaces de guardar y procesar cientos de petabytes de datos. Y el reto no deja de crecer, ya que cada año los equipos mejoran y son capaces de realizar más operaciones.

DEJA UNA RESPUESTA