La mejor forma de evitar que la relación con nuestra pareja caiga en la monotonía es haciendo actividades juntos. Hacer planes de pareja comporta muchos beneficios para nuestra relación, independientemente de si llevamos o no mucho tiempo con nuestro/a compañero/a de vida. Compartir tiempo y espacio, y tener además un objetivo común, permite romper con el tedio de la rutina, mejorar la conexión con la otra persona, aumentar la sinceridad y la confianza, mejorar nuestro estado anímico, relajarse conjuntamente (lo que conduce a evitar discusiones), y muchos otros beneficios que comentaremos más adelante.

Comer o cenar fuera, ver una película en el cine, hacer deporte juntos, dar un paseo… son las actividades más habituales que se incorporan en el día a día, en busca de ese momento para los dos. Ahora bien, hay ocasiones en que dichas actividades no ayudan a salir de la zona de confort. Por el contrario, se convierten en parte de una rutina monótona y predecible. Ante esto, una buena alternativa a estos pasatiempos tan convencionales es el escape room en pareja de Open Mind.

ARTIFICIERO es el juego de escape room que esta empresa catalana ofrece. Considerado el mejor juego para 2 personas del mundo por la asociación internacional de jugadores de Escape Room, Artificiero se convierte, sin lugar a dudas, en una alternativa de ocio para parejas única. Esta modalidad de juego que se popularizó en Japón de la mano de un cineasta hace ya más de 10 años se basa en solucionar enigmas para poder salir (escapar) de la habitación donde se encuentran los jugadores. Esta base ha evolucionado a día de hoy, hasta el punto de que en este juego se promete vivir una experiencia, donde te sumergirás en un lugar que será tu realidad durante el tiempo de juego. En el caso de ARTIFICIERO, es un juego exclusivo para dos, en el que se potencia la seguridad en la pareja, pero también se desarrolla individualmente la capacidad de asociación de conceptos, de ideas… y su entendimiento. Es vital que los dos miembros de la pareja se comuniquen con fluidez y se hagan entender para así, contando con las virtudes de uno y otro, lograr completar el juego antes de que el tiempo llegue a su fin. La propuesta de valor, lo que diferencia a este escape room de cualquier otro, es que el juego necesita de dos personas (sí o sí) para resolverlo, no habrá individualidades. Organizarse, colaborar, confiar, delegar, acertar y rectificar conjuntamente son algunas de las acciones que la pareja habrá de poner en práctica si quiere superar ARTIFICIERO.

En el local de Open Mind, el Game Master os hará vivir la experiencia desde el mismo inicio. A partir de llamar a la puerta, el juego habrá comenzado y dejaréis vuestra cotidiana realidad a un lado para vivir un juego único. Para resolver las cuestiones y avanzar así hacia la meta, deberéis de pensar en equipo, compenetraros como nunca, olvidaros de vuestras rencillas y apoyaros al máximo.

Beneficios de hacer un escape room en pareja

Retomamos los beneficios que comentábamos al principio del artículo, desarrollándolos ahora más extensamente.

  • En los escape room habituales (de 4 jugadores normalmente), los participantes se reparten las tareas, de modo que cada uno se ocupa de una prueba y aparecen individualidades. En un escape room de pareja, al ser sólo dos personas, la distribución de las tareas queda más limitada, de modo que cada prueba pasa por cada uno de los miembros de la pareja. Tanto uno/a como otro/a desarrolla a la vez el mismo juego que su acompañante. Las pruebas pasan por los dos, el razonamiento también y, por supuesto, la solución final.
  • En relación al punto anterior, el éxito y el fracaso son compartidos. Ninguno tiene mayor responsabilidad que el otro. No hay líderes ni seguidores, sino dos personas en igualdad de condiciones.
  • Hay un problema, que es escapar de la habitación a partir de resolver enigmas. La pareja se encontrará en un contexto que bien podría equivaler a un conflicto de la vida real, y habrá de definir estrategias y desarrollar herramientas que les permita dar con la solución. La comunicación, la empatía, la confianza, el asumir ciertos riesgos de pérdida, etc. son algunos de los aspectos que podrían extrapolarse a la vida real, más allá de la habitación.

El escape room para parejas fomenta el trabajo colectivo y permite que ambos miembros se den cuenta de que la pareja es cosa de dos y que las virtudes de uno suplen las carencias del otro.