Vender una propiedad es un proceso largo con varios pasos y sin una fórmula exacta, por lo tanto, sin manual. El mercado inmobiliario puede ser difícil de descifrar, especialmente en Madrid, por lo que algunos vendedores necesitan acudir a un agente inmobiliario para que les ayude a tomar las decisiones adecuadas para una venta exitosa.

Teniendo en cuenta los conocimientos, el tiempo y la dedicación del propietario del inmueble en venta, decide si contratar a una inmobiliaria en Madrid para que le ayude con la venta. Vender como particular es un riesgo, sobre todo para quien nunca lo ha hecho, por lo que entrar solo puede ser arriesgado si no tienes experiencia previa.

Vender una propiedad puede implicar riesgos

A la hora de vender una propiedad, el objetivo principal es minimizar el tiempo que se tarda en vender, tanto el tiempo que se tarda en resolver todo lo relacionado con la vivienda como el tiempo que se tarda en completar la mencionada transacción. Si quieres vender una propiedad en una zona competitiva como Madrid, los factores a tener en cuenta son: precio, esfuerzo y legalidad.

Tasar incorrectamente la propiedad

Adrián Olmedo, director general de WeGet Inmobiliaria, agencia especializada en la gestión de compraventa de inmuebles en Madrid, nos comenta que si quieres vender un inmueble, la tasación es el primer paso, e incluso puede ser el más importante: «De ello depende la rentabilidad que se pueda obtener de la operación y del tiempo para concretarla. Y es un error que se deriva del valor emocional que le adjudican los propietarios a la vivienda, en lugar de estudiar el mercado.»

Los precios exorbitantes podrían en última instancia alienar a los compradores, lo que podría retrasar las ventas. Otros propietarios optan por bajar los precios porque su principal deseo es vender la propiedad rápidamente, pero en estos casos lo normal es infravalorar la vivienda y venderla por debajo del mercado.

Todos estos detalles pueden poner en peligro la estrategia de ventas si el propietario no tiene los conocimientos necesarios para ejecutar el trato correctamente. Parte de esta estrategia es establecer un margen de negociación de precios, por ejemplo, cuando ocurre una venta, se puede bajar un poco el precio sin vender a un precio bajo.

Los anuncios gratis tienen baja visibilidad

Aunque los portales inmobiliarios ofrecen anuncios gratuitos a particulares, estos anuncios no son lo mismo que los anuncios premium para cuentas pagas propiedad de agentes inmobiliarios. Un anuncio publicado por particulares suele aparecer en la última página de un sitio web, donde los compradores potenciales rara vez van a buscarlo.

Además de otras estrategias, las agencias inmobiliarias utilizan esta estrategia para ayudar a comprender a los competidores que ofrecen propiedades con características similares. Estos pequeños detalles pueden ayudar a los compradores a notar más una casa en particular, haciéndola destacar más que otras.

Errores contractuales

Entre otras funciones, los agentes inmobiliarios también se encargan de redactar los contratos que intervienen en el proceso de compraventa. Los errores en los contratos afectan a los vendedores y a sus bolsillos. Por ejemplo, los contratos de depósito: si la venta no se materializa, suelen ser penitentes, y si es debido al vendedor, debe devolver el dinero de la señal por duplicado.

Tiempo empleado en la venta

El tiempo que toma vender una casa puede variar desde unas pocas semanas hasta algunos años, ya que depende de varios factores, como el precio y el estado de la propiedad. Además, existen factores más complejos que escapan a nuestro control, como los antecedentes inmobiliarios, aunque se pueden evitar para evitar daños.

Elegir el precio correcto es fundamental para la decisión del comprador de proceder con la compra de la vivienda, que debe estar en consonancia con la oferta del país, la región y el mercado. Hemos visto anteriormente que también se incluyen otros significados.

Las empresas de bienes raíces cobran una comisión, pero es parte de su trabajo crear buenos anuncios y una estrategia de ventas para cada propiedad. Esto puede incluir descripciones completas, buenas fotos y otras acciones menos obvias. Al igual que el home staging, esta es una técnica muy utilizada para acelerar la venta de viviendas. Con él, nuestro objetivo es hacerlo brillar, sacar la mejor versión y conquistar a los posibles compradores con la decoración, los olores y los sonidos que puedes experimentar viviendo allí.